viernes, 8 de abril de 2016

"La montaña impone un límite visual muy importante. El horizonte está cortado y esa falta de visión hacia el más allá te corta también la visión interna". Entrevista a Mariana Paraway. Programa para escuchar o descargar



*****

Programa N° 546. Completo acá. Cayó 2 de abril y estuvo atravesado por el tema Malvinas. Preparamos unos audios con testimonios de la época aparecidos en el programa 60 Minutos que conducía José Gómez Fuentes, donde se ensalsaba (tanto el periodismo, como los protagonistas y una parte de la sociedad en la plaza) la metodología de intento de recuperación de las islas.

Después de un pantallazo por la situación cultural de la semana (que incluyó conferencia de prensa de presentación de BAFICI, despidos en la Biblioteca Nacional, camiones de traslado de la policía en sus inmediaciones y vencimientos de contratos en el Ministerio de Cultura), recibimos la visita de Mariana Paraway.


*****

Mariana es una minuciosa compositora de canciones nacida en General Alvear, provincia de Mendoza. Tiene tres discos editados: El tiempo (2011), Los peces (2012) y el gran Hilario (2014).  Su instrumento es la guitarra, mas cuando compone utiliza cualquiera de los que tenga al alcance de su mano; juega con la guitarra, con el charango, el piano, el arpa o con la voz. Su voz es el hilo que va surciendo cada retazo sonoro del disco y es personalísima, un poco más educada en las músicas de Johana Newson que en las tonadas de su región.

Producido por Leandro de la Serna y Alejandro Terán, Hilario es un disco que envuelve ( y que vuelve o -mejor- permanece, porque sus canciones se aparecen cada vez que hay que elegir la lista de canciones de cada sábado). Hay puerto, mar, marinera, caballos e... hilos.  "Este es el primer disco en el que trabajé con un concepto- nos dirá. El arte de tapa, las fotos, las letras. Se llama Hilario porque es un diccionario de hilos. Hay pedacitos de letras de canciones que están en varias canciones y hay un juego con eso. Leandro leyó todo a la perfección". 

Nos contará que compuso el disco en una situación personal bastante cótica y que se encontró pensando en que no es casual cómo uno se vincula y se desvincula con las personas, y como se van creando lazos. "Hay lazos efímeros, otros que no se rompen, lazos de alambre de púa, de lija, de tanza o de terciopelo. Una amiga me buscó 50 mil historias de todo las culturas donde los hilos son protagonistas".

***** 

Hace mucho tiempo que buscamos a Paraway. La distancia siempre hizo complicado el encuentro. Actualmente vive en la capital mendocina, pero su periplo incluyó estadías en Buenos Aires y en la provincia de La Pampa. Sea como sea, volvió a su origen y elige vivir allí. Piensa en la ciudad capital como un pueblo y no como una ciudad grande. Se refiere a la idioscincracia. "Es grande de tamaño, pero esa cuestión de la montaña ha hecho que su mente no sea tan grande. Hay personas que intentan ir más allá pero la verdad es que políticamente y socialmente es muy difícil. Supongo que Argentina es así". 

- ¿Y cuál es tu rollo con el mar, tan presente en el disco?

- Mendoza no tiene mar, está en un desierto, en la montaña (...) La montaña te pone un límite visual muy importante. El mar era todo lo contrario, era tener la libertad de ir a donde quieras. En un momento estaba sin casa, sin casa en el corazón, me sentía bastante marinera, iba de acá para allá, con la valija hecha, entonces me enrosqué con esa parte y el mar se tansformó en algo muy fuerte".

- ¿Cómo es convivir con el límite de la montaña?

- Yo creo que te forma un poco el carácter. Mendoza es hosco, los montañeses son así: barbudos y rudos (...) Hay una cosa cerrada. Esa falta de visión hacia el más allá (porque el horizonte está cortado) te corta también la visión interna. Los mendocinos son cerrados, muy conservadores, y eso te genera una cosa del contexto en que te crías. 
*****

No hay comentarios: