viernes, 22 de abril de 2016

Entrevista a Virginia Croatto + el audio sobre la Contraofensiva que no llegamos a pasar + el programa completo


*****

Programa N° 548. Completo lo pueden descargar acá. Entrevistamos a Virginia Croatto, directora del film La Guardería, que retrata la cotidianeidad de los hijos de militantes montoneros que crecieron en Cuba mientras sus padres volvían en la Contraofensiva. Quedaron allí al cuidado de compañeros (hombres y mujeres militantes que hacían lo posible por construir un día a día amoroso, pese a las ausencias) para no arriesgarlos en un nuevo ingreso a la Argentina, que, como todos sabemos, estaba bajo dictadura militar.

En La Guardería hay cartas; audios de época; testimonios de aquellos niños y niñas, hoy adultos; madres que dejan a sus hijos y no saben si van a volver a verlos, que piden que se entienda esa decisión tomada al sol de un contexto en que se peleaba por un ideal colectivo: el amor a la patria, el deseo de dejarles un mundo mejor.

Virginia es hija de militantes montoneros (su padre, Armando Croatto, fue asesinado en septiembre de 1979) y fue una de las niñas que vivió en la guardería. Su proyecto se enmarca en un momento en que en el cine están apareciendo las voces de los hijos y una mirada propia que cuestiona y valora las decisiones de los padres.
 
Dejamos los fragmentos de la larga conversación que mantuvimos con ella donde hablamos de todo.

*****


*****


*****

- En la película está la vida en la guardería y está el regreso a nuestro país. Vos ponés en juego materiales (fotos, cartas, cintas de audio) que una vez que vuelven a Argentina tienen que esconder. Hay una abuela que dice más o menos así: "Todas esas fotos, esas cartas, hay que guardarlas adentro de una almohada". Se encuentran con un país distinto al que tenían en su cabeza o al que les contaban.

- Esa es la parte que más me sorprendió (...)  Si bien en mi propia experiencia la vuelta fue dura, no fue tan dura como para otros chicos con apellidos más conocidos o más estigmatizados. Igual fue duro. La verdad que lo descubrí en el montaje, ahí me di cuenta de que eso iba a ocupar un lugar en la película que a priori no estaba pensado tan así. Hay cosas que quedaron afuera, pero había un chico que vivía en México y nos decía: "Yo pensé que acá había leones en la puerta, se comía asado todo el día y se jugaba al fútbol todo el día. Pensé que Argentina era el paraíso terrenal". Y llegaron acá y era un país común, con los problemas que había en los 80s. Nosotros éramos los parias, entonces para no ser un paria ¿qué hacía tu viejo (que había quedado vivo) o tu abuelo o tu tío? No hables en determinados lugares. A nosotros eso nos pasó un montón: a los exiliados, a los hijos de exiliados... Yo creo que a nosotros un poco más, sobre todo a los hijos de militantes más conocidos que estaban más expuestos. Me refiero a un Vaca Narvaja o Perdía. Son apellidos que llaman la atención. Sin embargo, creo que es una constante en todos los hijos de militantes, aún los que se quedaron en Argentina y no se tuvieron que exiliar o no pudieron. Cuando surge H.I.J.O.S, una de las cosas que pasa es algo de eso: la gente va a H.I.J.O.S y siente que puede hablar, y habla el mismo idioma que el otro. Vos podías hablar con un compañero de escuela, pero hay que explicar todo. En cambio, ahí vos podías hablar. En ese sentido la vuelta fue re brava y cada familia tuvo su manera de resolverlo. Eso que cuenta Amor (Perdía) en la entrevista es muy interesante, muchos tuvimos que hacer eso, de eso no se habla. Yo me acuerdo que una vez veníamos en el colectivo con mi mamá y le pregunto: "Mamá, ¿papá era peronista o montonero?". "Peronista y montonero", me dice. "Ah, yo voy a ser montonera" (risas). Iba para Quilmes y yo recuerdo la cara de mi vieja haciéndome callar. Años después, yo comprendí lo que pasó en ese colectivo. Era la década del 80 y nosotros íbamos a visitar a mis abuelos paternos a Palermo. Recuerdo la cara de mi vieja pidéndome que me callara, que bajara la voz. Con los años entendí.

*****

Hacia el final del programa prometimos postar aquí el audio que quedó fuera por cuestiones de tiempo. Es aquel donde Croatto habla de la manera en que las madres vivían la distancia con sus hijos y sobre la Contraofensiva. Imperdible. Lo pueden descargar acá.

No hay comentarios: