jueves, 5 de mayo de 2016

"No se le puede caer bien a todo el mundo". Entrevista a Manu Sija.


*****

Programa N° 550. Dejamos la entrevista que realizamos al músico y compositor tucumano Manu Sija. Acaba de editar un disco en vivo con su trío (Juanjo Bravo en batería y percusión, Guido Martínez en bajo) que es deslumbrante.

Si bien es multiinstrumentista, su amor primero fue el violín. Nos contará el momento en que de chico vió tocar a Peteco Carabajal y cómo eso le cambió la vida. En el disco aborda composiciones de origen folclórico pero con un tratamiento ligado al jazz. Su trabajo consiste en no modificar las melodías, sí lo rítmico y las armonías.

El repertorio que trabaja incluye obras de compositores tan grande como intimidantes: Atahualpa Yupanqui, Juan Falú y Pepe Núñez, Violeta Parra, las recopilaciones de Leda Valladares, el Chivo Valladares y Lucho Hoyos.

Se presenta hoy y el próximo jueves 12/05 en Bebop Club - Moreno 364

***** 



*****

martes, 3 de mayo de 2016

Entrevista a Lula Bauer


*****
Programa N° 550. Entrevistamos en piso a la fotógrafa Lula Bauer. Según nuestro parecer, es quién mejor ha retratado un circuito musical de la ciudad de Buenos Aires donde se mueven músicos que hoy tienen obra. Hace 10 años o más, cuando recién empezaban, quién estaba allí para registrar esos primeros momentos era Lula.

Los miércoles 4, 11, 18 y 25 de mayo estará mostrando su trabajo en el marco del ciclo de conciertos que darán Los Grillos del Monte en Quetzal.

A lo largo de la charla hablamos de sus comienzos con la fotografía // lo analógico y lo digital // fotografiar personas // lo público y lo privado. La escuchan abajo.

*****

*****

               

sábado, 30 de abril de 2016

Nietzsche x Oscar Cuervo. Capítulo IV. Mentira la verdad.


*****

Hoy a la tarde retomaremos las charlas sobre Friedrich Nietzsche de las que ya hablamos acá y acá. Nos guía Oscar Cuervo. Dejamos abajo el último capítulo para descargar, de manera que nos podamos poner a tono. Lo titulamos Nietzsche contra Nietzsche

En esta oportunidad, nos referimos a un texto "breve y crucial" que FN escribió en 1873. Se llama Sobre verdad y mentira en sentido extramoral y fue traducido hace apenas tres décadas al castellano. "El mismo Nietzsche consideraba este texto muy importante", recalca Oscar. 

A medida que fuimos avanzando en la conversación llegamos a una de las afirmaciones más conmocionantes: lo que se llama verdad es una mentira que el hombre crea para sobrevivir

Leimos al aire un fragmento:

En un apartado rincón del universo donde titilan innumerables sistemas solares, hubo una vez una estrella donde animales inteligentes inventaron el conocimiento. Ese fue el más orgulloso y el más misterioso minuto de la historia universal, pero duró solo un minuto. Tras pocos momentos de la naturaleza, la estrella se congeló y los animales inteligentes hubieron de morir.

"Da por terminada nuestra propia historia", marca Oscar. "Es muy provocativo ese comienzo. Lo que él quiere hacer es bajar de un hondazo el prestigio del conocimiento y el status del ser humano como ser racional. Dice: la racionalidad humana es nada más que un producto para sobrevivir que inventaron unos hombres, una especie que al final desapareció. O sea, todo lo que los hombres consideran verdad, justo e importante, es un invento humano (...) El principal equívoco de la historia de la filosofía occidental (que es racionalista dominantemente) es tomar estos valores inventados por el hombre como si fueran verdades superiores al hombre. La verdad es mentira. El hombre la inventa para sobrevivir, pero después se olvida de que la inventó y la pone por encima de él. Eso es básicamente lo que dice Nietzsche".

Pero va un paso más allá. "Si lo que se llama verdad es una mentira, ¿qué hace que la mentira sea mentira? Porque si no hay verdad tampoco hay mentira. ¿Cuál es la posición en la que se coloca Nietzsche para denunciar el conocimiento como mentira? Evidentemente, él necesita ponerse en un punto de verdad que desenmascara la mentira. Si yo no tengo acceso a la verdad tampoco puedo denunciar que algo es una mentira". 

¿Hay, entonces, hombres que pueden acceder a la verdad verdadera? ¿Cómo? Aquí dejamos y hoy continuamos.

*****

Para escuchar o descargar la conversa clickeá ACÁ

jueves, 28 de abril de 2016

"No me gusta alimentar nada que no tenga que ver con la música". Entrevista a Lucas Martí


*****

Programa N° 549. Una nueva tarde acompañados por el músico y compositor Lucas Martí. Ya hablamos de él (y con él) acá y acá. En esta oportunidad nos visitó para anunciar la fecha de hoy viernes 29 en Matienzo. Se presenta en banda a las 21.00 hs. Pringles 1249. Imperdible.

Toda charla con Lucas es una nueva oportunidad para ahondar en su pensamiento sobre la música (en general) y sus canciones (en particular). Hay un misterio que envuelve sus canciones y que todos estamos tratando de develar. Él sabe eso y, sin embargo, deja que nos asomemos a algunas de las ideas que están detrás de lo que hace. Igual advierte: "A través de mi música se ve mucho mi persona, no hay una pose". 

En la hora y media de charla, fuimos de sus comienzo con A- Tirador Láser ("Mucha gente se piensa que, por cercanía, yo cuando empecé grabé en La Diosa Salvaje. No era tan así") a la actualidad, pasando por su estilo de escritura ("yo lo que fui haciendo disco tras disco fue eliminar esa intención de poesía hasta llegar un poco a un extremo donde por momentos me parece que tengo que suavizar con algo") y deteniéndonos en discos y canciones específic@s.

Hacia finales de 2015 editó un nuevo disco de Varias Artistas: Presión social. Es un título que cayó en este álbum, pero podría haberle tocado a cualquier otro de los que viene editando desde (por lo menos) Tecer y último acto de noción. De eso también hablamos.

*****



*****



*****

"Profundi mucho en tratar de encontrar un código propio. Que la gente entienda un código propio es más difícil que entender un código compartido. Hay códigos que se comparten más en lo musical o en lo estético, y en esta búsqueda algo encontré. Y para entrar hay que pedir permiso (risas). Igual no es algo que especialmente yo haya buscado, pero se fue dando así y ahora es así".

Su vínculo con la música. "Como vos sabés, mi familia está relacionada con la música. Mi viejo es fotógrafo y músico; mi hermano Emma está con los Kuryaki desde chiquito y todo el entorno está ahí muy cercano, entonces un poquito se dió natural (como todo lo que yo hago: si no es natural no lo hago). ¿En qué momento me dí cuenta de que iba a ser músico? Nunca dudé desde que empecé a tocar. Sí tuve momentos en que tuve que insistir y convencer a los que estaban cerca mío de que me quería dedicar a eso. Yo siempre supe, desde que empecé a tocar con 10 o 12 años, que quería eso". 

Otro Rosa. "El cuarto disco de A- Tirador yo siento que es el primero en el que hice lo que yo quería. De hecho, es el disco que todo el mundo me reconoce y me dicen: "Ah, ese es el disco que más me gusta". Pero bueno... Todas las inquitudes que tenía las pude realmente plasmar también porque ya había un poquito más de experiencia. Visto a la distancia, ese tendría que haber sido el primer disco o el anterior. Eramos muy chicos al principio, pero bueno, yo que sé, se hizo y se fue haciendo todo así".

El idioma castellano. "Lo que fui haciendo disco tras disco fue eliminar esa intención de poesía hasta llegar un poco a un extremo donde por momentos me parece que tengo que suavizar con algo. Es un estilo de escribir donde te conectás y te desconectás, te conectás y te desconectás. O sea, con una frase te conectás con el que está escuchando, le estás diciendo algo muy directo; y con la otra frase estás tirando una transición donde ponés un paisaje o una metáfora. Pero yo me fui dando cuenta de que mi música se fue poniendo cada vez más directa. Creo que en mis últimos discos eso se ha asentado de una manera que casi no hay vuelta atrás. Pero bueno... Imaginate escribir una letra... Cuando hago Varias Artistas, ahí me animo también a escribir otras cosas, a proponer otros géneros musicales. Retomando lo de las letras, ahí en el último disco hay una canción que se llama Cara tapada donde dije: "A la mierda, vamos a empezar a escribir." En el momento en que yo sentí que podía decir casi cualquier cosa, fue un momento donde yo me sentí cómodo. Escribí algo y "ah, no me dicen nada". Otra más y "no me dicen nada" (risas). Carne humana, por ejemplo. Empecé a desahogar por ese lado, o liberar por ese lado mi imaginación, mis inquietudes, mis zonas más claras y las más oscuras también. Ahora tengo varias canciones nuevas y me dan ganas de mostrarlas por la letra. No sé qué sentirá el que conoce mi música, pero yo cada vez que hago un disco intento proponer una cosita nueva, un elemento nuevo, que no todas las canciones sean de amor ¿viste? Agarrás la guitarra y salen de amor o de desamor; vamos a hablar de otra cosa. Yo en algún momento empecé a escribir acerca de otras cosas, me animé a ponerme en otra cabeza y a decir: "Ahora soy este y voy a escribir".

No dejes de cantarle al amor. "El ejemplo más claro de una canción mía es No dejes de cantarle al amor, una canción armónicamente muy compleja. La letra, al principio, es compleja y el estribillo es "no dejes de cantarle al amor", casi una berretada. Ese contraste tan fuerte también es una herramienta que utilizo bastante. Una canción viene muy cargada, muy cargada, y digo: "Vamos a pegar el volantazo".

- Y descomprimís.

- O descolocás.

Los covers. "A mí me han convocado dos veces de Tecnópolis para actividades donde había que hacer covers y dije que no. Era un trabajo y la verdad es que yo no tenía mucho que hacer, tenía que ir a cantar un par de temas. Me parece que se subestima a la gente porque hay temor a hacer algo nuevo, porque no hay tiempo, porque los músicos no tienen tiempo y porque es más fácil que la gente vaya y cante cuando se hace una versión de Spinetta en folclore rock. A mí me parece una cagada, ¿qué querés que te diga? Me parece que atrasa. Lo mismo todos estos grupos de cover que hay y que han crecido tanto. Pero bueno, hay un público que eso lo avala. Imaginate qué interés puedo tener yo en eso".

"No me gusta mucho invitar músicos a mis discos. Me parece que hay más de invitar por invitar que una cosa genuina, que pensar que este cae como una pieza perfecta que va a sumar".

El escenario. "El escenario es un lugar delicado, es como cuando tiran a dos gallos o dos perros para que se peleen y la gente mira a ver qué pasa. La gente, cuando se cae algo, festeja; o si se rompe algo le gusta. Y si se cae un amplificador en la cabeza de alguien, está bueno y lo filman con el celular. Entonces no me gusta alimentar eso. A mí no me gusta alimentar nada que no tenga que ver con la música".

*****
Para descargar la entrevista clickeá ACÁ

viernes, 22 de abril de 2016

Entrevista a Virginia Croatto + el audio sobre la Contraofensiva que no llegamos a pasar + el programa completo


*****

Programa N° 548. Completo lo pueden descargar acá. Entrevistamos a Virginia Croatto, directora del film La Guardería, que retrata la cotidianeidad de los hijos de militantes montoneros que crecieron en Cuba mientras sus padres volvían en la Contraofensiva. Quedaron allí al cuidado de compañeros (hombres y mujeres militantes que hacían lo posible por construir un día a día amoroso, pese a las ausencias) para no arriesgarlos en un nuevo ingreso a la Argentina, que, como todos sabemos, estaba bajo dictadura militar.

En La Guardería hay cartas; audios de época; testimonios de aquellos niños y niñas, hoy adultos; madres que dejan a sus hijos y no saben si van a volver a verlos, que piden que se entienda esa decisión tomada al sol de un contexto en que se peleaba por un ideal colectivo: el amor a la patria, el deseo de dejarles un mundo mejor.

Virginia es hija de militantes montoneros (su padre, Armando Croatto, fue asesinado en septiembre de 1979) y fue una de las niñas que vivió en la guardería. Su proyecto se enmarca en un momento en que en el cine están apareciendo las voces de los hijos y una mirada propia que cuestiona y valora las decisiones de los padres.
 
Dejamos los fragmentos de la larga conversación que mantuvimos con ella donde hablamos de todo.

*****


*****


*****

- En la película está la vida en la guardería y está el regreso a nuestro país. Vos ponés en juego materiales (fotos, cartas, cintas de audio) que una vez que vuelven a Argentina tienen que esconder. Hay una abuela que dice más o menos así: "Todas esas fotos, esas cartas, hay que guardarlas adentro de una almohada". Se encuentran con un país distinto al que tenían en su cabeza o al que les contaban.

- Esa es la parte que más me sorprendió (...)  Si bien en mi propia experiencia la vuelta fue dura, no fue tan dura como para otros chicos con apellidos más conocidos o más estigmatizados. Igual fue duro. La verdad que lo descubrí en el montaje, ahí me di cuenta de que eso iba a ocupar un lugar en la película que a priori no estaba pensado tan así. Hay cosas que quedaron afuera, pero había un chico que vivía en México y nos decía: "Yo pensé que acá había leones en la puerta, se comía asado todo el día y se jugaba al fútbol todo el día. Pensé que Argentina era el paraíso terrenal". Y llegaron acá y era un país común, con los problemas que había en los 80s. Nosotros éramos los parias, entonces para no ser un paria ¿qué hacía tu viejo (que había quedado vivo) o tu abuelo o tu tío? No hables en determinados lugares. A nosotros eso nos pasó un montón: a los exiliados, a los hijos de exiliados... Yo creo que a nosotros un poco más, sobre todo a los hijos de militantes más conocidos que estaban más expuestos. Me refiero a un Vaca Narvaja o Perdía. Son apellidos que llaman la atención. Sin embargo, creo que es una constante en todos los hijos de militantes, aún los que se quedaron en Argentina y no se tuvieron que exiliar o no pudieron. Cuando surge H.I.J.O.S, una de las cosas que pasa es algo de eso: la gente va a H.I.J.O.S y siente que puede hablar, y habla el mismo idioma que el otro. Vos podías hablar con un compañero de escuela, pero hay que explicar todo. En cambio, ahí vos podías hablar. En ese sentido la vuelta fue re brava y cada familia tuvo su manera de resolverlo. Eso que cuenta Amor (Perdía) en la entrevista es muy interesante, muchos tuvimos que hacer eso, de eso no se habla. Yo me acuerdo que una vez veníamos en el colectivo con mi mamá y le pregunto: "Mamá, ¿papá era peronista o montonero?". "Peronista y montonero", me dice. "Ah, yo voy a ser montonera" (risas). Iba para Quilmes y yo recuerdo la cara de mi vieja haciéndome callar. Años después, yo comprendí lo que pasó en ese colectivo. Era la década del 80 y nosotros íbamos a visitar a mis abuelos paternos a Palermo. Recuerdo la cara de mi vieja pidéndome que me callara, que bajara la voz. Con los años entendí.

*****

Hacia el final del programa prometimos postar aquí el audio que quedó fuera por cuestiones de tiempo. Es aquel donde Croatto habla de la manera en que las madres vivían la distancia con sus hijos y sobre la Contraofensiva. Imperdible. Lo pueden descargar acá.

lunes, 18 de abril de 2016

Entrevista con Magdalena Demarco. Todo lo que el rock puede.


*****

Programa N° 548. Dejamos para escuchar la entrevista con Magdalena Demarco. Junto a Fermín Alvarez Ruiz escribieron la nota Todo lo que el rock puede. Se publicó en el N° 11 de la revista Mansilla y analiza la vinculación entre el rock y el Estado. Para restrearla se remontan a los 80s y hacen especial hincapié en la manera en que esa vinculación se reconfigura a partir de Cromañón.

*****


*****

*****

Kirchnerismo. "Los últimos diez años de la escena del rock tienen que ver con el kirchnerismo. Es una escena que busca desesperadamente la protección del Estado porque había un estado que se estaba haciendo eco de reivindicaciones populares de larga data (...) Lo cual es raro ¿no? Los mismos que reivindicábamos la autogestión salimos a pedir que el Estado se meta, sabiendo que en ese cruce con el Estado hay algo de la potencia que aminora".

Rock,mercado y Estado."El rock forma parte, indefectiblemente, de las industrias culturales. Gran parte del rock ha sido absorbido por la lógica del mercado y eso tiene un modo de producir objetos que son muy específicos, muy concretos, cuyo sentido es bastante homogéneo. Pero al mismo tiempo me parece que el rock ha disputado esa lógica mercantil a través de la autogestión. La autogestión puede pensarse como un modo de salirse de un destino que parecía que le correspondía (al rock) y muchos abrazaban sin mucha crítica. La autogestión tiene una potencia política y tiene una potencia organizativa en términos de hacer las cosas del modo que uno quiere, sin las reglas de un producto de la industria cultural. Ahora bien, pareciera que esa disputa con el mercado no sería tan evidente como la disputa con el Estado. Pareciera que algunos se sienten muy cómodos por ser cooptados por el mercado y no tan cómodos cuando son cooptados por el Estado".

*****

jueves, 14 de abril de 2016

"Hay lugares de los que uno nunca se va". Entrevista a Débora Mundani en Comunidad de lectores. También el programa completo para descargar.


*****

Programa N° 547. Primera parte. En el marco de Comunidad de lectores, junto a Ana Ojeda entrevistamos a Débora Mundani. Acaba de publicar El Río, su nueva novela editada por Corregidor

Si el programa anterior abordamos una obra que tiene como temética principal el mar (me refiero el disco Hilario de Mariana Paraway), este sábado, sin querer, nos fuimos hacia el opuesto dulce para meternos en la prosa fluvial de Débora.

"El río es un libro que se enmarca dentro de lo que es la literatura latinoamericana - nos dijo. Lo empecé a escribir en 1998 y lo terminé hacia principios de 2002. Es un libro que se reconoce en una tradición de literatura fluvial y sobre todo de literatura isleña argentina". 

¿Hace falta contar la historia? No. Mejor escuchá la entrevista.

*****


*****

La historia. "Es la historia de Horacio, un hombre de 50 años aproximadamente, un isleño que va a cumplir el último deseo de su madre. Ella, poquito antes de morir, le pide ser enterrada en su pueblo natal. Cuando muere la madre, él remonta el Paraná en lancha con el cajón destapado en un momento metereológico nada favorable. En el medio se cuenta otra historia que se enlaza con la historia de Horacio".  

¿Cuál fue la primera imagen que disparó la novela? "Los cuerpos flotando en el Paraná. Esa fue la primera imagen que tuve. Yo formé parte de los talleres de Guillermo Saccomano y esto es lo primero que escribí. En el primer ejercicio estaba Horacio, pero era otro Horacio. Después me di cuenta de que tenía que ser la historia con su madre". 

El dique Luján. "Hay lugares de los que uno nunca se va aunque no esté yendo. Tengo un vínculo personal con el río, si bien mi experiencia de infancia fue continental. Nuestra familia tenía una casita en el dique Luján e íbamos siempre (...) Era una casita minúscula, por lo cual vivíamos en carpas. Yo voy desde que nací y ahí pasé mis primeros 15 años (...) Muchas de las cosas que acá están contadas yo las viví. Pero no las viví en el plano de la conciencia, no era un registro consciente. Era parte de nuestra vida cotidiana ver el color del agua, del pasto, el rumor de la tierra -y no lo digo poéticamente- cuando empieza la sudestada. Las inundaciones nos agarraban en serio".

El tiempo. "El tiempo del hombre es el tiempo de la naturaleza. Decirlo acá suena poético, pero es cierto. Mi propia infancia tenía el ritmo de la ciudad cuando yo estaba acá. Acá eran cinco días y allá eran dos, pero esos dos días parecían un mes, duraban mil horas. Yo era bastante solitaria (lo sigo siendo) y el entorno ayudaba, era propicio para un solitario".

La escritora realista. "A mí me encantaría ser más delirante pero no puedo. Yo vine medio preconfigurada de esta manera. A veces me gustaría escribir más desde el humor o permitirme ciertas licencias, pero hasta ahora no se me dieron. Si bien yo disfruto mucho de esas lecturas, la verdad es que ni lo intento en la escritura. No es que lo intenté y no me salió o no me gustó, no se me da. Tal vez más adelante".

***** 

El programa completo descargalo clickeando ACÁ

***** 


***** 

Lista de canciones:

- La noche del misterio animal - Levare
- Cristal - Te King
- Tarefero de mis pagos
- El Mensú - Ramón Ayala
- Aspirinas - Francisca y los exploradores
- Conspiración - Marina Fages
- Hagamos algo - Fabiana Cantilo
- Canción para no dormirse - Pablo Ramos & Ernesto Snajer
- Vidala del último día - Zabeca Dúo
- Para quién canto yo entonces - Sui Géneris
- Los vampis - La isla común
 
*****