jueves, 20 de agosto de 2015

Entrevista con Luciana Jury



*****

Programa N° 513. Hace largo rato que venimos insistiendo con que Luciana Jury es una de las cosas más refrescantes que le pasó a la música popular argentina de los últimos años. Desde Canciones brotadas de mi raíz (2011), pasando por En Desmesura (2013), hasta el flamante La Madrugada (2015), la personalidad que le imprime al repertorio que elige es única. El tratamiento vocal que aplica a las canciones desconcierta, asfixia, despabila y libera, todo a la vez. Nos hace pensar que hay composiciones que siempre pueden dar un poco más, dependiendo de quién sea que las elija. 

Luciana se acercó a nuestros estudios para regalarnos una tarde (otra más) a flor de piel. Habíamos hablado con ella hace unas semanas a propósito de la presentación de La Madrugada en el Margarita Xirgu, y nos había dicho, entre muchas cosas, que a veces ni ella misma se puede escuchar porque su canto es "muy denso". Queríamos tenerla en piso para seguir el hilo de aquella conversa. 

Llegó con una voz cansada, casi al límite, y sin embargo no hubo especulación. Tiene que cantar este viernes y eso es sagrado. Pero no escatimó. No dejó pregunta por responder, ni concepto por vertir ni palabra por decir. Como suele pasar cuando la escuchamos recrear con su canto, dió mucho más de lo que pedíamos. 

"Yo soy de esas que utilizo todos los elementos que marcan la verdad de uno en ese instante", nos dijo. Se refería, claro, a la voz. Porque "la voz delata realmente cómo estás vos". Hay una experiencia vivida que se vuelve canto y una voz que trae todo todo lo que el cuerpo fue acumulando a lo largo de los años. Esa experiencia, en vez de querer disimularla, la Jury la expone. La apuesta es por la verdad y por eso no es tan importante si la voz está al 100 por ciento o no; hay un registro del aquí y ahora que hace (y hará) del momento artístico algo único, hermoso y real:  "con sus grietas, con sus quiebres y sus aciertos".  

En la charla pasamos por todos lados: su música // el repertorio que selecciona // la aparición de Joaquín Sabina en un sueño para preguntarle cuánto más iba a esperar para largarse a cantar // su relación con su tio Leonardo Favio // el reconocimiento a sus padres y la defensa a ultranza de hablar de eso en las notas // cómo huir del encasillamiento, etc etc.

*****

Luciana se presenta el viernes 21 de agosto // 20:00 hs // Entrada gratuita // Casa de la Cultura del Fondo Nacional de las Artes // Rufino de Elizalde 2831 (CABA)

*****



*****

 Para escuchar la charla completa clickeá ACÁ

*****

El repertorio. "Las canciones de La Madrugada las recogió mi compañero Goyo y me propuso hacer un disco. Yo trabajo medio a ciegas, no me propongo un trabajo. Mis tres discos fueron el resultado de una experiencia vivida que se devuelve en canciones naturalmente. Porque yo vivo la vida y voy cantando, y voy eligiendo repertorio. Pero no me propongo elegir repertorio. No. Estoy en estado anímico determinado, tomo la guitarra y dejo que la magia ocurra. Y aparece una canción. Hasta a mí me sorprende. (...) Me parece que hay que respetar esa magia, considerarla, tomarla, dejar que macere, que madure, juntar canciones, juntar vida, experiencia y cuando me doy cuenta y miro hacia atrás encuentro un montón de canciones. Goyo me acompaña en el camino de juntar y ver lo que hice, y nos damos cuenta que tiene un sentido".

*****

No hay comentarios: