sábado, 15 de agosto de 2015

Entrevista con Eduardo Hidalgo de la APDH Bahía Blanca


+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Aclaración: En junio de 2013, en Bahía Blanca, con motivo del comienzo del segundo juicio oral por delitos de lesa humanidad cometidos dentro del área del V Cuerpo del Ejército en el que siete represores estaban siendo juzgados por su actuación durante la dictadura cívico- militar- religiosa iniciada el 24 de marzo de 1976, entrevisté a Eduardo Hidalgo, referente de la APDH Bahía Blanca. Es una nota que se iba a publicar en La Otra (edición papel) y no salió porque la revista entró en un parate. 

Hoy me escribió Anto Diomedi (mi hermana) y a propósito de un documental sobre la historia del diario que se está realizando me hizo acordar de esta entrevista. Vuelvo a leer la charla y creo que es una buena aproximación a una historia resumida de La Nueva Provincia y su implicancia en todo lo referente a violaciones de derechos humanos y condicionamientos a los gobiernos de turno.  Abajo la nota completa y desactualizada. Por razones de estricta vagancia, no corregí un ápice.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Los que crean que las FF.AA. por sí solas van a arreglar este desquicio se equivocan de largo a largo. Constituyen nuestra reserva- y está visto que es moral y espiritual- pero necesitarán, y Dios sabe cómo, que esa ciudadanía (…) no ponga piedras, ahora en el camino…” (La Nueva Provincia, 25 de marzo de 1976).

"Todavía hay un pacto de silencio que calla este tipo de cosas"

Eduardo Hidalgo fue detenido y torturado en el centro de detención clandestino conocido como "La Escuelita", ubicado justo detrás del predio del V Cuerpo del Ejército. Su hermano y su cuñada, militantes igual que él, fueron asesinados después de un operativo militar la noche del 14 de noviembre de 1976. Actualmente es Secretario de la Asociación Permanente por los Derechos Humanos (APDH) de Bahía Blanca, organismo símbolo de la lucha y la defensa de los DDHH desde su creación en 1985. 

Conocedor de la trama de complicidades entre militares y actores de la vida civil de la ciudad y la zona, una mañana de invierno nos sentamos a charlar sobre la historia de La Nueva Provincia, el Plan de Acción Psicológica puesto en práctica a partir de 1976, y cómo - a pesar del paso del tiempo, la importancia de los juicios y el cambio en el modo de leer los medios por parte de la población los últimos años- su grado de influencia, aunque en declive, sigue siendo determinante. En tanto no se haga justicia la dictadura continúa. En Bahía Blanca "ésto recién empieza".

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++


 
+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

- ¿Qué es La Nueva Provincia y cuál es su relación con la dictadura militar?
 
- LNP tiene un origen verdaderamente democrático de la mano de Enrique Julio, su fundador, que era el abuelo de Vicente Gonzalo Massot, actual propietario. Julio, más allá de ser complicado en términos de relación porque era bastante autoritario, era un hombre de la democracia. Era radical, criticable como cualquier otra persona, pero un hombre que ha dejado explicitado en las páginas de su diario la defensa del gobierno de Hipólito Yirigoyen planteando, junto a otros dirigentes radicales de entonces, la posibilidad de tomar la armas para defender al gobierno de Don Hipólito frente al militarismo al que él calificaba como lo peor que podía pasarle a la República Argentina. O sea, es un dato no menor en función de lo que terminó siendo luego éste diario. Enrique Julio muere en 1948 y a partir de ahí se dan una serie de cambios que culminan en 1955 con el primer apoyo a un golpe de Estado. Ese primer paso marca lo que fue LNP en toda su historia: partícipe directo o apoyo logístico para cada uno de los golpes que se sucedieron en la Argentina hasta 1976. Con distinta intensidad y con posicionamientos variados de acuerdo a cuál era el contexto en que se daba el golpe y quienes participaban.
 
-¿Muerto Enrique Julio, Diana Julio es quién toma el mando y cambia la orientación ideológica del diario a partir de 1955?
 
-Exáctamente. Entre los cambios que se van dando dentro del periódico aparecen nuevos actores entre los cuales está Diana Julio, en un primer momento en conjunto con su esposo quién un tiempo después no participa más que como parte de la familia. Quienes sí participan desde un principio, en la medida en que van creciendo y van siendo adultos, son sus hijos: Federico Massot (fallecido), que fue su mano derecha; Vicente Massot, que es una réplica en masculino de Diana Julio, tanto en lo ideológico como en su manejo del periódico; y Alejandro Massot, que es el que menos se conoce porque ha llevado adelante la parte económica del diario y prácticamente no ha aparecido. Todos son parte de la misma estructura, ninguno tiene menos responsabilidades que el otro en cuanto a lo que han sido capaces de construir con ese diario en términos del golpismo en Argentina.
 
- Llega el año 1976. ¿Cuál es la participación del diario?
 
- El antecedente es 1966 con Onganía. Ellos ahí toman una participación muy activa. Yo siempre digo que a veces es muy difícil hablar totalmente de LNP si no se ha visto alguno de los periódicos porque apenas se abre el diario de la época se ve de qué manera ellos vuelcan su ideología, su metodología, su apoyo y el compromiso profundo con el que avanzan. En 1966 ellos tienen una participación muy activa y de mucho apoyo. Podría compararse con lo que hizo Mariano Grondona desde su lugar en favor de esa dictadura. En 1976, cuando llega J. R. Videla, ellos son parte de la estructura civil del golpe de Estado porque si hay algo que todavía no se ha desarrollado es que en realidad éste golpe fue más civil que militar, no porque le quitemos responsabilidad a los militares sino porque los civiles son los que planificaron el golpe. LNP en Bahía Blanca asumió como medio gráfico lo que se llama el Plan de Acción Psicológica sobre la población. Para eso hay que sentarse y tomar 10 diarios de 1976 en adelante y allí aparece la manera en que ellos actuaban; cómo negaban la posibilidad de que hubieran detenidos desaparecidos; cómo fraguaban junto a los militares, en lo comunicados de prensa, los enfrentamientos (que no eran tales); cómo escondieron la apropiación de bebés; de qué manera atacaron la acción de las Abuelas de Plaza de Mayo mucho tiempo después, cuando decían que el tema de los hijos nacidos en cautiverios era un argumento inventado por ellas. Ese es el contexto. El Plan de Acción Psicológica en Bahía Blanca estuvo personificado en la familia Massot y el diario LNP.

Hidalgo recuerda que el 11 de marzo de 1973, día en que Héctor Cámpora fue elegido presidente, el diario avisa en un artículo que lo estaría vigilando y que de ser necesario intervendría. No fueron utilizadas esas palabras pero casi. El tiempo enseñó que con LNP no es necesario aprender a leer entre lineas, lo que piensan lo escriben, no lo camuflan. 

El 27 de julio de 2003, tres meses después de asumir Néstor Kirchner, volvieron a obrar de igual manera. En una media página sin desperdicio firmada por Vicente Massot que se titula "Pandora y el aprendiz de Brujo", le hicieron una advertencia similar a la de Cámpora. Pasó desapercibida porque fue publicada en un periódico del "interior" y su rebote (y poder de fuego) no es el mismo que el de las plumas que escriben desde Capital Federal. Arranca diciendo que "la figura que mejor se corresponde con el gobierno, en general, y con el presidente, en particular, es la del aprendiz de brujo", porque con su imprudencia desató "fuerzas oscuras y ocultas a las cuales, luego de convocadas, no sabe y, por lógica consecuencia no puede, dominar en tiempo y forma". Finaliza con la siguiente descripción:

"Existe hoy, a lo largo de casi todas las guarniciones del país, un clima de desasosiego y, al mismo tiempo, de tensión.

Nadie conspira, pero todos conversan. Nadie se imagina con la cara pintada, pero son muchos los que no están dispuestos a hacer las veces de convidados de piedra. Nadie sospecha que la Argentina se encamine hacia el socialismo, pero nadie se llama a engaño sobre el rol protagónico que cerca del presidente - con su anuencia - tienen sus amigos montoneros.

Alguien ha abierto la Caja de Pandora. Las consecuencias no se verán ni mañana ni pasado, pero tarde o temprano se harán sentir. No hay plazo que no llegue y deuda que no se pague".


Dice Hidalgo: "Yo cuento siempre que a mí el que me convenció de seguir a Néstor Kirchner fue Vicente Massot. Porque el día que leí esa editorial - cuando aún estaba yo mirando lo que pasaba, que era sorprendente- fui y busqué el editorial aquel contra Cámpora y era, en términos ideológicos y políticos, lo mismo que le habían advertido a Cámpora en aquel momento. Ese es el diario LNP", sentencia.

- ¿Que grado de inserción tenia LNP en aquella época en la sociedad bahiense? Me refiero a las décadas del 60 y del 70.

- El máximo. Ellos para ese época habían eliminado cualquier otro medio que pudiera trabajar en la ciudad. Por entonces contaban con el diario y después contaron con el canal de televisión. Ya eran un multimedio. Lo siguen siendo porque todavía tienen la radio.
           
- Habrás leído la anécdota que cuenta Pablo Llonto en "La noble Ernestina". Cuando Ernestina Herrera de Noble ve que Diana Julio tiene diario, radio y tv dice: "Yo quiero eso". 

- Exacto, son pioneros. Ellos tenía la mayor influencia sobre la población bahiense. En épocas anteriores ese aspecto era compartido con otras voces radiales y otros medios gráficos, porque había un diario que había sido pionero y compartía prácticamente la misma época de creación que se llamó El Atlántico. También El sureño, que tuvo poco tiempo de salida. Ese era el contexto, ellos tenía total control de la cuestión mediática en BB con la complicidad de otros periodistas que no se salían de esa línea que marcaba la agenda de LNP en la población.

- ¿Qué sucede al regreso de la democracia con la linea editorial de LNP?

- No cambió nunca. Siempre fueron los que le decían a las instituciones de la democracia cómo debían funcionar. Si uno lee entre lineas, a los partidos políticos les decían: "Cuidado que estamos acá". Y después había una reivindicación permanente al golpe de Estado del 76, a sus procedimientos, a catalogar a los organismos de derechos humanos como cuevas donde se escondían los subversivos que habían sobrevivido. Esa es la línea general que sigue teniendo hoy. 

- En lo referente al pedido de detención e indagatoria a Vicente Massot y Mario Gabrielli ¿Qué es lo que los fiscales Nebbia y Palazzani han investigado?

- Los fiscales se han basado en todo eso que está escrito, que es como una confesión anticipada de los hechos, y en lo que se probó en ese primer juicio a partir de distintos testimonios, uno de ellos es el mio, por el asesinato de mi hermano. Yo hice una investigación sobre el diario pero también sobre un comunicado que saca el ejército y que LNP reproduce dentro de una nota. Es decir, a poco de recorrer, uno descubre que las cosas no pueden haber sido como dicen que fueron y sin embargo ellos las afirman a partir de ese comunicado del ejército, que miente. Lo que hacen los fiscales es darle ese contexto y aclarar lo que significa un delito de lesa humanidad o el Plan de Acción Psicológica. La acusación que es muy contundente porque contiene análisis político, análisis judicial y pruebas. No hay elucubraciones (...) Hay otro dato que también está como prueba en la denuncia de los fiscales y es que LNP es el único diario que tiene publicadas fotos de gente que fue blanqueda después de su paso por el centro de detención clandestino La Escuelita. Eran fotos que les habían sacado en el centro de detención clandestino, tan contundente como eso. ¿Quién podía tener acceso a ese tipo de información o material fotográfico como no fuera alguien que estaba muy cerca y era parte de los hechos? Hay que ver las copias de los periódicos. Todos sabemos, además, que los casos de delitos de lesa humanidad no son como los de crímenes comunes donde hay que tener aspectos concretos para probarlo. Aquí, a partir de una serie de elementos que van concatenados, se termina comprobando el hecho que ha sido denunciado. Eso es lo que ha hecho la fiscalía. Es algo que ya había intentado en su momento el fiscal Abel Córdoba, que pidió un allanamiento al lugar y el juez Tentoni, a cargo de la causa ad hoc, la causa de la Armada, no quiso. Tuvo reuniones con directivos de LNP, lo que implicó que lo recusáramos.  Ese es el marco que empieza a pintar lo social, el nivel de complicidades que tiene esta ciudad. No hay que olvidarse que hoy tenemos un tribunal que está juzgando estos delitos que no es de la ciudad. Al otro tribunal hubo que recusarlo por las reuniones que tenía con los responsables acusados, a escondidas, para no ser encontrados. Ese contexto de complicidad es el que se da.

-Que termina siendo una continuidad de la dictadura militar.

-Exáctamente.

-A comienzo de la charla vos hablabas ya no sólo de complicidad civil sino de un plan civil que se instrumenta con las Fuerzas Armadas como brazo ejecutor. ¿Crees que la investigación a LNP puede se la punta de lanza para más investigaciones sobre otras figuras que ejercieron esa acción psicológica que mencionabas? Pienso en la revista Para Ti o en Gente con Chiche Gelblum como director. ¿Es posible?

-Hace como 5 años estuve con Pablo Llonto y le llevé un dossier que hicimos en el 98, cuando LNP cumplió 100 años, donde mostrábamos los 100 años que ellos festejaban y lo que para nosotros habían sido esos 100 años. Pablo me decía que ellos estaban trabajando muy fuerte en lo que tiene que ver con medios para generar una causa bien amplia que avanzara sobre estas cuestiones. Insisto: esto recién está empezando en todos lados y hay sectores que sin tocarlos reaccionan. A nosotros nos pasó en Bahía. El año pasado, cuando estuvimos hablando de los juicios, el responsable de la corporación del comercio y la industria -que reúne a todos los comerciantes e industriales de la ciudad- salió un día sin que nadie le dijera nada a decir que había que dejarse de joder con los juicios. A lo que recibió como respuesta que si estaba diciendo eso nosotros entendíamos que los juicios más sentido tenían porque, evidentemente, habían hecho buenos negocios con los genocidas y les molestaba que le descubriéramos algo. Esta son las pequeñas rupturas que parecen nada pero que molestan. 

-Hablemos de los casos de Enrique Heinrich y Miguel Ángel Loyola, que tienen que ver también con las acusaciones de los fiscales Nebbia y Palazzani hacia Massot y Gabrielli. Si bien el conflicto gremial comienza en 1975, antes de la instauración de la dictadura militar, ellos son asesinados en 1976. 

- Exacto. El gremio gráfico llevaba adelante distintas acciones en busca de mejorar la situación salarial y de que se cumplan pautas salariales acordadas. LNP no las cumplía. En ese marco hubo una carta de Federico Massot al Ministerio de Trabajo indicando que estaban siendo presionados por sectores que tenían relación con la subversión. Poco tiempo después, cuando llega 1976, Heinrich y Loyola son secuestrados. Hay un hecho anecdótico primario que es que la madrugada del golpe (ésto lo cuenta gente del diario que trabajaba en ese momento en el taller) Diana Julio y su hijo Vicente, envueltos en una bandera, corrían dentro del predio donde están las máquinas de impresión del diario provocando a los empleados y diciéndoles: "Se les terminó". Poco tiempo después son asesinados Heinrich y Loyola. Fueron secuestrados, torturados y aparecen los cuerpos con 50 balazos en un predio que se conoce como La Cueva de los Leones. Ellos nunca los mencionaron a partir de que fueron asesinados, sólo apareció un aviso en la parte de "Avisos fúnebres" del diario que publicó la familia. Increíblemente, a partir de ésta denuncia que lleva adelante la fiscalía, molestos por el intento de allanamiento, aparece un artículo de media página en el diario donde por primera vez, después de 37 años, mencionan a Heinrich y Loyola. Eso fue hace pocos días, un mes, dos meses. Lo hicieron para defenderse, lo que no es poco habida cuenta del hecho. Ellos saben que esto avanza y les molesta y les preocupa que avance. Y si avanza no va a ser para favorecerlos. 

- Estamos en un momento en que todo lo referente a los medios está puesto en tela de juicio, la población hoy sabe leer los diarios de otra manera. ¿Toda esta discusión alrededor de los medios a nivel nacional también abarca a la lectura que hace la sociedad bahiense respecto del modo de construir las noticias de LNP?

- El diario ha sido afectado. La señalización de las responsabilidades de La Nación y Clarín respecto a Papel Prensa, etc, etc ha producido un efecto en LNP que ha significado, como sucedió con Clarín, que perdiera lectores y ventas. No perdieron el 50 por ciento pero perdieron efecto y eso tiene que ver con que la gente está mirando las cosas de otra manera. En general la población tiene una mirada muy criminal sobre los hechos relacionados con el delito común y no tiene problemas en manifestarse a favor de la pena de muerte, pero con respecto a este tema no hablan. Todavía hay un pacto de silencio en general que calla este tipo de cosas. Por eso el trabajo cultural es importante y eso se cambia también generacionalmente.

- Hay una anécdota que anda circulando de una reunión de Diana con un militar al que le dice: "Ustedes son unos cagones".  ¿Es cierto?

- Supuestamente fue con (el Jefe de Operaciones Navales) Luis María Mendía, que estaba acá en la Base Naval. Diana Julio tiene varias; por ejemplo en 1973 o 74 le habían hecho una crítica muy dura en el Concejo Deliberante. En esa época las sesiones del Concejo se hacían en la Municipalidad y Diana Julio cruzó la Plaza Rivadavia una noche que supo que se iba a volver a tratar su tema y se plantó dentro de las sesiones. Una provocadora sin ningún tipo de límites y con definiciones muy claras. Alguna vez le preguntaron, no sé si en época de dictadura o ya en democracia, sobre la política de EEUU. Ella viajaba muy seguido a EEUU. Le preguntaron sobre sus simpatías y ella dijo que era Republicana. No hay muchas cosas escondidas. Ahora quieren esconderlas porque saben que no les conviene. Pero siempre fue muy claro. 

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

(1) Este link está caduco. Al momento de escribir la nota La Nueva Provincia no se había reconvertido ni había cambiado de formato y nombre. Ahora se llama La Nueva. Parte de la reconversión consistió en borrar los archivos digitales donde se podían apreciar sus editoriales, entre ellas la mencionada del 27 de julio de 2003. Si uno va a la pestaña "Ediciones Anteriores" en su página web, sólo puede ver las publicaciones de 2014 en adelante.

No hay comentarios: