viernes, 7 de octubre de 2016

"Me gustan los proyectos efímeros, los proyectos a largo plazo no me motivan" - Entrevista a Zelmar Garín

Al frente de Ácido Canario acaba de editar 'Todos hablan, nadie escucha' y lo presenta el 15/10 en El Emergente de Almagro


*****

Programa N° 571. Charlamos con Zelmar Garín, músico, compositor y fundador del sello Noseso Records. Vale mancionar que junto a Julián Galay hacen Espectro electromagnético todos los martes a la 01.00 por FM La Tribu. Al frente de Ácido Canario acaba de editar Todos hablan, nadie escucha. Volúmen 6

Apasionado por la música argentina, Zelmar junta discos desde los cuatro años. Algo de todo eso que lleva acumulado en los oídos está puesto en cada proyecto que encara. "El rock es algo que me apasiona en todas sus facetas", nos dirá. 

Ácido Canario lo forma en 2007 junto a Nahuel Creche. No quería una banda típica y por eso, desde un comienzo, ideó un proyecto que muta, que se arma y se desarma."Soy un chabón bastante inquieto, me gusta reiventarme y reinventar la música -define. Me gustan los proyectos efímeros, los proyectos a largo plazo no me motivan". Por esa razón, todo el que entra al grupo sabe de antemano que tiene fecha de caducidad, a lo sumo dos años. "Como cuando te comprás un yogurt", remata entre risas.

Su viaje musical no es explicable en pocos renglones. Mejor escuchar. También, como una manera de darnos la posibilidad de expandir lo que se entiende por música. Todos sus discos son conceptuales: tienen un desarrollo, un sonido, un hilo conductor y no todas son canciones. "Una de mis piernas está en lo experimental -asegura. La improvisación, el noise, la música contemporánea, el free jazz, el rock experimental o la canción más multiforme me hacen explotar una liberación en la cabeza, hacer conciente lo inconciente. Me da herramientas a la hora de proponer una música nueva o una base o un colchón sonoro". 

"Me ha pasado de poner la trucha y no estar identificado con lo que hago y no está bueno, después es doloroso, te hace ruido adentro. Entonces, como toco desde chico, esa es una de las primeras cosas que vislumbré: ser sincero con uno mismo y hacer lo que uno quiere"

Reparar en el título del disco es necesario. Ese Todos hablan, nadie escucha evidencia un quiebre en el diálogo donde se pierde el mensaje y desaparece el código entre emisor y receptor. En el cotidiano asistimos a una especie de soliloquio donde hay personas que hablan para nadie. Un signo de época. Es en base a ese diagnóstico que el disco apuesta por una voz que está como escondida, procesada, distorsionada o que canta a través de un tubo de teléfono. Cabe la pregunta (sin respuesta por el momento): ¿será que THNE es un alerta de que estamos perdiendo la noción del otro?

Zelmar nos dice: "Creo que vivimos en una etapa donde todo lo que tiene que ver con lo visual está supersaturado. ¿Viste que no te van a escuchar, te dicen 'te fui a ver'? Hay una saturación de la imagen y eso hace que perdamos abstracción. Veo en los chicos poca concentración. A nivel comunicacional estamos muy desconactados y en el arte eso es tremendo. Vas a tocar y te meten imágenes porque sí, porque hay un proyector. Todo eso es una fuente de distracción y el arte es justamente estar atento a no distraerse, ¿viste? Creo que lo decía Passolini".

***** 


*****

Vamos a lo sonoro. El disco está atravesado por un sonido que no se apaga en ningún momento. "Son unos pedales que están conectados al revés, se llaman pedales en feedback porque se retroalimentan y según cómo uno ecualiza y mueve esos potes, se generan diferentes ondas. El disco está armado todo con eso". A la vez, todos los sonido percutivos que se escuchan están confeccionados con chatarra: antenas de direct tv, por ejemplo. "Hay una búsqueda de sonido muy ardua", marca. ¿Cómo es esa búsqueda? ¿Demora mucho tiempo conocer cómo suena eso que encontró en la calle? 

A escuchar el programa ACÁ.  

"Todo lo que tiene que ver con lo visual está supersaturado. ¿Viste que no te van a escuchar, te dicen 'te fui a ver'? Hay una saturación de la imagen y eso hace que perdamos abstracción. Veo en los chicos poca concentración. A nivel comunicacional estamos muy desconactados y en el arte eso es tremendo. Vas a tocar y te meten imágenes porque sí, porque hay un proyector. Todo eso es una fuente de distracción y el arte es justamente estar atento a no distraerse, ¿viste? Creo que lo decía Passolini".

*****

Es importante mencionar que la presentación del disco es el 15 de octubre a las 21.00 en El Emergente (Acuña de Figueroa 1030). "Será una escucha a oscuras, con una performance hacia el final. Como el disco es conceptual y hablábamos de la virtualidad saturada, es importante anular el sentido de la vista. Sucederá ese día y no creo que lo volvamos a hacer".

***** 


*****

Sgt Pepper. "Cuando tuve una crisis del bocho, mi primer recuerdo feliz fue mi papá llegando destruído a casa, poniéndome en sus rodillas, agarraba Sgt Pepper, lo ponía y me traducía las letras. La psicodelia siempre estuvo, es una música que me atrajo de niño. Abre campos, es la conjunción del rock con otras músicas que estaban pasando".

La crítica. "Lo crítico, que a veces está mal visto, para mí es primordial en el arte, Tiene que haber algo que además de sentirse identificado, sea una soguita para encontrar la luz en tanta miseria".

La chatarra. "Todos los músicos somos un reflejo de la época en que vivimos, nadie puede escapar de eso. Por más que digamos que [Giovanni Battista] Pergolesi estaba adelantado a su época, no es así; hizo esa música porque estaba en esa época. También hay una ideología, ser conciente de algunas cosas, ser crítico... por lo menos hace que cuando uno va a tocar esté identificado con eso que hace. Me ha pasado de poner la trucha y no estar identificado con lo que hacía. No está bueno, después es doloroso, te hace ruido adentro. Entonces, como toco desde chico, esa es una de las primeras cosas que vislumbré: ser sincero con uno mismo y hacer lo que uno quiere".

No hay comentarios: