jueves, 4 de junio de 2015

"¿En qué creen los que creen?" Entrevista con María Pía López sobre su nueva novela Miss Once + discos nuevos de Fabiana Cantilo y José Miel


*****
Programa N° 502. Empezamos escuchando una de las novedades musicales del mes: el disco nuevo de Fabiana Cantilo. Se llama Superamor y tiene producción de Lisandro Aristimuño. La voz de Fabi es inconfundible y a pesar de que se ha constituido en una de las más importantes para pensar el rock argentino, no tiene inflexiones o modos fáciles de copiar por parte de otr@s, lo que la convierte su canto en algo intransferible. En este disco, a pesar del paso de los años y de que de a ratos aparece una especie de resquebrajamiento, su canto está a la altura de sus mejores interpretaciones. De las doce canciones, seis son propias, cinco en coautoría con LA y una (Escritos en el mar) tiene letra y música de Laura Casarino. 

El otro disco flamante es La Mantis Religiosa Vol. II de los tucumanos José Miel. Es el tercero de la banda que integran los hermanos Sebastián y Leandro Díaz Romero, pero el segundo de una trilogía que -decimos y arriesgamos al aire- intenta construir una mirada musical propia sobre el rock argentino. Si La Mantis Vol. III era una disco cancionero, este es un muestrario de las marcas que ha dejado en su música el pop. Lo que viene será su disco roquero y de esa manera cerrarán la trilogía que han venido editando en orden decreciente.

*****


*****
Más adelante, para no perder nuestro enamoramiento con la palabra, invitamos a la socióloga, ensayista y novelista María Pía López. Actualmente es la directora del Museo de la Lengua y, según nuestro modesto entender, una de las intelectuales con acceso a los medios masivos más interesada en problematizar los asuntos, en vez de simplificarlos. 

Acaba de publicar su cuarta novela, Miss Once, un trabajo que inicialmente se vislumbraba como un poema largo producto de sus viajes "de casa al trabajo" (o sea, de Once a Recoleta). Pero, a poco de empezar, la idea inicial se fue ampliando. Ese material lo juntó con unas "fichas históricas" (apuntes y curiosidades asociadas a la vida del barrio) que iba publicando en facebook. Paralelamente, aparecieron las "historias" repletas de personajes que se cruzan en un espacio común y conviven con la tragedia, el dolor, asesinatos e idealismo en un libro que no es condescendiente con el barrio sino que, a medida que avanza, se pone cada vez más sombrío sin perder la cuota de humor y amor tan necesaria.

Miss Once existe gracias a caminatas por el barrio con la oreja antenta y los ojos bien abiertos. Hay un trabajo con la lengua, las palabras y hasta el misterio (si pensamos en el personaje de la Miss) que está íntimamente ligado a la escucha y la observación. De ahí vienen personajes como Mario, un técnico que arregla electrodomésticos y no entiende porqué su hijo milita en el PTS ("¿Qué es un grupo trokista?", pregunta); Diótima, una prostituta que vive en una pensión/ hotel que le alquila Aranda ("un gestor de prostíbulo clandeta");  Isaías, un pastor atormentado que predica la palabra de dios con megáfono en medio de la plaza y que antes de convertirse fue patovica la noche de Cromañón; o Jeniffer, una empleada que está por interrumpir su embarazo en el consultorio de una médica que hace abortos clandestinos pero no para lucrar sino "por militancia de ideas". Todos ellos, algunos visiblemente desesperados, transitan los espacios de la novela y a su vez nos llevan a preguntarnos por el modo de habitar. ¿Cómo habitamos el barrio? ¿Cuáles son sus sonidos, sus colores, sus olores, sus dinámicas, sus consumos, sus historias? Esas preguntas se van respondiendo a medida que se despliega una historia coral que dialoga con una memoria que incluye la fundación de plaza Miserere, la salida del primer tren de la estación, la voladura de la AMIA, la crisis de 2001 o la catásrofe de Cromañón.

No vamos a decir mucho más, para mayor desarollo está la charla. Una última cosa: queremos marcar que un libro que tiene al barrio de Once como epicentro, no puede escribirse de otra forma que no sea enmarañada. Eso no significa inentendible, pero es la manera de asimilar el barrio y sus características a la escritura. No se puede escribir de la misma manera una novela palermitana que una que transcurre en Once (el aleph, nuestra Babel). María Pía lo entendió así. La transmisión lograda de esa atmósfera es (también) lo que hace de la novela una gran novela. 

*****


*****

Tensión. "Me interesba la tensión entre lo feo y la voluntad humana de reafirmar la vida. Eso es lo que más me interesaba de Once. Te decía que los personajes a veces se emancipan. Me pasaba que yo estaba todo el tiempo tratando de controlar que tampoco les pasaran cosas demasiado terribles porque quería mantener esa especie de lugar en el que está escrito el libro que no era la sordidez, evitar ese registro".

Lo común a la intemperie. "La idea de casa siempre es lo contrario a la intemperie. Si recorrés Once, tiene mucha intemperie porque hay mucho de vidas solitarias. La plaza es un muestrario de desdechas por momentos (...) y sin embargo en todo eso hay modos de construir casas, modos de construir lógicas de lo común aún a la intemperie".

La creencia. "Un hilo fuerte de la novela tiene que ver con la pregunta por la creencia. ¿En qué creen los que creen? Se puede creer en distintas cosas: en el Dios de los evangelistas, en el de los Testigos de Jehova o en Trotsky. "

Morir de ruido. "El ruido no es algo que me moleste demasiado. Me gusta escribir y trabajar en bares o lugares con mucha gente. En mi trabajo nunca estoy en una oficina mía sino en una colectiva con diez personas que hablan a los gritos, hay un murmullo permanente, y yo trabajo mejor en esas condiciones que si estoy sola. La relación con el ruido es casi una relación de necesidad, estoy mejor con ese rumor social. Hay una novela increíble de (Antonio) Di Benedetto, El silenciero, quizás una de las cosas más bellas que se escribieron en Argentina. El personaje va escapando del ruido, se va mudando y cada ruidito le produce una conmoción tremenda (...) La recomiendo muy fervorosamente, tristísima...porque no puede escapar del ruido".

*****


Para esuchar/ descargar el programa clickeá ACÁ

No hay comentarios: