domingo, 7 de febrero de 2016

Alfonso Barbieri presentó Feromona. De lo orgánico a lo político.



*****

Programa N°538. El primero en vivo del año. Nos visitó nuevamente Alfonso Barbieri, esta vez para presentar Feromona, el segundo disco de una trilogía que arrancó con TE AMO (Tontos enanos amarillos matando osos) y que finalizará con TE ODIO. Habíamos charlado con él hace dos meses. Cada disco es embarcarse en una nueva aventura y eso abre también una nueva conversación.

Alfonso pertenece a una raza de artistas que espeta, no se calla, arriesga, pone el cuerpo, padece, es antena. Este nuevo disco, en sus propias palabras, fue una especie de experimento. "Nos metimos en los estudios Spector sin ensayo. Los chicos (los músicos) no sabían qué iban a tocar. Una vez armado todo, les dí una pauta de comienzo armónico y rítmico, y en el medio iba tirando por el micrófono  -a través del tolbak- los cambios. Todo en vivo", nos dijo.

Se grabó en el primer mes de 2016 a lo largo de dos días y demoró otros dos en mezclarlo. Lo acompañaron Claudio Alejandro Rodríguez en bajo; Andrés Ruiz en batería; Nico Porta, Leandro Rossi y Ramiro Vergara en guitarras eléctricas; Mauro Conforti en pianos y  teclados. Sumaron su toque en distintos pasajes Lucio Mantel tocando ¡guitarra eléctrica!, July Sky con su voz y coros, Martín Marko con la flauta dulce y María Press en violines. Todo bajo la dirección instantánea de Alfonso, que además tocó teclados, sintetizadores, Moogs y pianos. Salió el 27 de enero, fecha en que cumpl 40 años.

En Feromona hay psicodelia, "ruidismo", distorsiones, melodías, bronca. No hay letras: "Cuando murió Bowie decidí que no tenía nada para decir", confiesa. Es también una posible banda de sonido de estos primeros meses de destrucción cultural que nos sobrevuela. Si el artista es una antena, ahí está Alfonso, artista antena, para poner en sonido la rabia que le nace y transmitir un estado de ánimo colectivo. A la distancia este disco deberá escucharse (también) como aquel que inaugura sonoramente esta nueva etapa (podrida) de la Argentina. No tanto por ser uno de los primeros discos en aparecer en la era amarilla, que seguramente lo es, sino porque capta perfectamente el nuevo clima político. Alimento, una de las piezas clave de Feromona, es caos y desconcierto, ¿pintura de época?

A lo largo de una hora y pico, la charla pasó por todo tipo de climas, acompañada por la música del disco. Dicho sea de paso (y no tanto): es un disco entregado en el sentido de que hay una entrega inusual. Es a todo o nada. "Puro plan A", como solía decir Charly García. Independientemente del resultado -que es excelente- se valora el tirarse a la pileta.   

El recorrido de la conversa es este: Feromona / el experimento grupal / la política y el riesgo / la obra que se escucha a sí misma / sus inicios con la música / por qué hacer música / los almuerzos con Palo Pandlfo, Pablo dacal y Adrián Dárgelos y su admiración por ellos / los músicos y el escenario / la relación con los lugares donde tocan / el miedo a la soledad.
 
*****


*****

- ¿Vos sabías lo que querías antes de entrar al estudio?

- Yo tenía anotadas algunas cosas, me partitureé. Mientras armaban la bata me fui al piano y empecé a componer ahí, o sea que inventé los temas en el momento, me los anoté. Surgió ahí. Nos sorprendió a todos como funcionó. 

Un disco instrumental. "El disco iba a tener letra y cuando murió Bowie decidí que no tenía nada para decir.  Fue la declaración de duelo de mi parte. Me pegó pésimo. Soy muy admirador de Bowie. Realmente me pegó mal, me entristeció muchísimo (...) Había escrito letras para la canción Feromona, para Diccionario blanco también. En Diccionario blanco hay una voz, que es la de July Sky, que está leyendo la definición de feromona, pero tampoco quise que se escuchara, está muy atrás. Fue mi homenaje a él sacar las letras porque realmente quedé mudo, no tenía nada para decir".

Lo biológico. "Hay una cosa orgánica a través de la distorsión, como si lo que sonara fuesen las tripas de todos los músicos que están y el funcionamiento de cada uno de los organismos. Un disco biológico (risas)".

El hartazgo. "Hay una especie de insatisfacción con ver la escena, el manejo del mainstream, los festivales, con los amiguismos, el no riesgo, con que se haya estandarizado un poco todo, con lo difícil que es tocar y que la relación con los lugares para tocar sea tan mala. Eso también tiene que ver con la furia con la que salió el disco. Como una cosa de hartazgo. Tiene que ver con el contexto político también".

- Hay una antena ahí también ¿no?

- Sí, la antena de la que habla Palo. Toda la música ya está hecha y nosotros somos antenitas que la reproducimos. Tiene ese carácter. Dentro de la trilogía, que Feromona sea el disco que habla del amor biológico, de la relación de la biología con el amor, también me gusta. Y después viene el que habla de política.

Hartazgo II. "Yo escucho música clásica diariamente, desde siempre. Las otras músicas las escucho, pongo discos y me encantan, pero hay algo de la relación con la forma de hacer música clásica que me fascina y es un lugar cómodo para mí. Estuve escuchando Bartok últimamente, en el proceso de Feromona también. Yo estudié piano clásico de chico, después estudié algunas cosas de orquestación. Los Beatles es música clásica también. Bueno... ahí la protesta también ¿no? Parte A- parte B- solo- parte A- parte B- final. Muchachos, vamos, pónganse las pilas. A veces siento que está todo igual. Pónganse a trabajar un poquito, si son talentosos todos (...) Lo digo también a nivel mundial: no hay nada muy sorpresivo. Insisto, salvo raras exceciones está muy aburrido, son como abuelas de nuestra generación hablando de cómo tocar".

*****

 

*****

- ¿Por qué hacés música?

- Supongo que porque sino agarro un chumbo y me la pego (risas)

- ¿Lo decís en serio o es chiste?

- Eh...es un poco en serio y lo digo en chiste. Me cuesta el planeta un poco. El humano, en realidad. Y la música me distrae, es el lugar lindo que encuentro para vivir: la música, las artes y el amor, por supuesto. Sino no le encontraría sentido realmente. No podría ser médico, que me parece mucho más importante que lo que hago yo, es mucho más útil que yo, o que la música o que un cuadro. Son condimentos, como decía Spinetta. Creo que todo está yendo a un lado extraño y desafortunado.

La política y el arte. "No se puede decir: "Soy artista, entonces no tengo postura política". es cualquiera eso".

Los sueños. "Cuando era adolscente tenía como una especie de problema: soñaba cosas que después pasaban, por eso tuve que ir al psicólogo. Y él me dijo: 'Anotalos todos'. Y soñé la muerte de mi madre, que ocurrió muchos años después. Por suerte dejé de soñar porque me da miedo... No, mentira, sigo soñando y hago canciones. Por ahí tiene que ver con eso".

Palo Pandolfo. "Palo es un hermano, nos conocemos hace mucho y tenemos una conexión muy hermosa. Lo admiro profundamente y lo siento como un gurú, una guía. Es muy fuerte lo que pasa con nuestra amistad, supera un montón de cosas, es un tipo muy genial".

*****



*****

Lista de canciones: 

- La abeja - Alfonso Barbieri
- Feromona - Alfonso Barbieri
- Alimento - Alfonso Barbieri
- Supervivencialidad - Alfonso Barbieri
- Renacer - Alfonso Barbieri & Palo Pandolfo
- Decir y mostrar - Alfonso Barbieri
- Instituciones - Alfonso Barbieri y Lisandro Aristimuño

El disco completo lo pueden escuchar acá 

No hay comentarios: