jueves, 1 de agosto de 2013

No me importa morir. Un programa para descargar con entrevista a Bárbara Pistoia + Oscar Cuervo hablando de Diógenes


Tarde pero seguro. Aquí dejamos para descargar el último programa (N°408) en el que dedicamos un bloque a recordar el pensamiento vivo de León Ferrari,  artista plástico que falleció a sus 92 años el pasado 25 de julio. Aprovechamos y desgrabamos un fragmento del audio que pasamos al aire donde habla de la necesidad de emplear nuevas formas para decir cosas que fueron dichas mil veces. Lo dice así:

"Cuando vos pretendés decir algo que se entienda, que sea combativo, tenés que inventar una nueva forma para que eso llegue. Porque si decís las viejas cosas ('la gente tiene hambre', por ejemplo) con las viejas palabras, no llegan. Es un lugar común que mata la idea que se está expresando. La forma para que esa idea llegue tiene que cambiar".

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++


Más adelante se acercó a charlar con nosotros Bárbara Pistoia. Es escritora, gestora cultural y periodista. Editó hace muy poco Quilombo, preludio, fotosíntesis, un libro de "poesía desbordada, escrito con recortes cotidianos" que salió a través de Wolkowicz, una editorial ligada al diseño que decidió lanzar su linea de poesía con éste título.

Si hay un rasgo que lo distingue es la combinación de erotismo y violencia. Dice Bárbara: "Yo entiendo que donde mejor me puedo expresar es en esa pirámide de erotismo, sexualidad, amor y violencia. Pero la violencia bien entendida que es el impulso. Yo escribo desde el impulso, con esa necesidad de estallar y no pensar. Creo que eso tiene que ver con la violencia y con todo lo que uno piensa internamente: matar, comerse vivo al otro desde un lugar muy caníbal, con toda la connotación sexual que tiene toda esa energía contenida que hace a la violencia. En definitiva yo creo que es un libro de amor". Y de odio, agregamos nosotros.


En medio de la entrevista, condimentada con música que la misma Bárbara trajo para compartir, se pueden escuchar dos poemas completos leídos por ella misma: Impulso y Bocavagina. Ambos forman parte del libro.


++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++


Para finalizar, junto a Oscar Cuervo, continuamos las charlas filosóficas pensando en la verdad. Retomamos el concepto de parresía que etimológicamente significa "decirlo todo". Decir todo no es lo mismo que decir lo primero que se nos pasa por la cabeza (ya lo dijimos pero refrescamos).  El trabajo a realizar, decía Sócrates, consiste en el "cuidado de sí". Eso es: deshacerse de esas primeras opiniones que son ajenas para llegar a la verdad que está "escrita en el alma".

Postula que la verdad tiene que ver con una vida verdadera y no con una teoría. La palabra griega para decir verdad es aletheia y quiere decir desocultamiento. Una vida verdadera es una vida sin ocultamientos, vivir de una forma que uno no tenga nada que ocultarle a los otros. 

La vez pasada hablábamos de que la puesta en práctica de una vida verdadera conlleva riesgos. Si uno anda todo el tiempo diciendo la verdad puede poner en peligro la relación con los demás. Los otros, al escuchar algo que no es lo esperado, pueden enojarse. 

El otro riesgo es la muerte. Sócrates, producto de su modo de vivir, fue condenado a muerte en Atenas. Era injusta esa condena y sus amigos barajaron la posibilidad de escaparse. Sócrates se negó porque escaparse sería una manera de ocultarse y era muy importante mostrar que Atenas estaba equivocada. Para tener una vida verdadera hay que sostener la verdad incluso en esta circunstancia. Todo su trabajo de búsqueda de la verdad y de cuidado de sí es una preparación para a muerte. 

Y aquí aparece una nueva vuelta de tuerca. ¿Uno de los riegos que acarrea decir la verdad es la muerte? Si, pero no. En realidad el peor riesgo, para Sócrates, es una vida falsa. Vivir falsamente.

Eso nos lleva hacia Diógenes, que aparece una décadas después de Sócrates y de él toma algunas cosas que llevó al extremo

Diógenes era una "especie de linyera" y retomó la cuestión de la vida filosófica, sin ocultamientos, siendo fiel a la verdad. Pero lleva tan al extremo esa idea que casi la da vueltas. ¿Porqué? Porque pensaba que había que vivir de tal manera que no ocultes nada de lo que vos sos, incluso los aspectos más desagradables, aquellos que para una persona común son vergonzosos. Eso lo llevaba, por ejemplo, a hacer sus necesidades en público. O a masturbarse en público. Se trataba de vivir sin ocultar NADA. Y producía (claro!) reacciones.

Esa es una vida de choque. La verdad está en el choque. Y se pueden encontrar muchos exponentes posteriores que consideran que es necesario chocar, mostrarle a la sociedad eso que la sociedad quiere esconder debajo de la alfombra, lo que no quiere ver.

Hasta ahí llegamos. Dejamos en Diógenes y la escuela de los cínicos. Todo esto va a tener un eco posterior en la historia del pensamiento occidental y quedará para charlar en los próximos programas.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Para descargar el programa completo clickeá ACÁ

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Lista de temas:

-La herida de París - Spinetta Jade
-Caminar - Ministerio de Energía
-Cultura Pop - Juan mayo y algunos meses del año
-Ninja Mental - IKV
-On the couch - Price
-No me importa morir - Dani Umpi /Adrián Soiza

No hay comentarios: