Último programa para descargar


Programa 395. Seguimos acercándonos a los 400. Arrancamos charlando con Ricky Romero y José Massón, periodistas y amigos de Rebeldes Stereotipos, el programa que nos antecede en la grilla tribal desde hace años. Además de darnos el primer abrazo al aire de 2013, estuvimos hablando de la brutal represión  en el Borda a cargo de la policía Metropolitana de la Ciudad de Buenos Aires.

Más tarde nos comunicamos por teléfono con Pablo Vidal, en las horas previas al recital que dio La Perla Irregular en el teatro del Viejo Mercado presentando América. Ya vamos a decir algo de esa gran celebración en un próximo post.

Y para finalizar vino Oscar Cuervo al piso para hablar de… cine. En el marco del BAFICI se realizó una charla por los 10 números de la revista KM 111 que dirige Emilio Bernini (charla que en un principio fue censurada por Marcelo Panozzo y después no, je). Participaron, además de Oscar y Bernini, los críticos Roger Alan Koza y Tomás Binder. La idea fue celebrar los años de existencia de la revista  y aprovechar la ocasión para pensar una serie de temáticas asociadas al cine del presente. La exposición de Oscar giró alrededor de tres conceptos: la crítica, la independencia y el cine. Pensando en perspectiva, desde aquella primera edición del BAFICI hasta ahora, la valoración de cada uno de ellos cambió. De eso hablamos en este segmento radial, intentando reeditar los puntos más salientes de esa exposición.

1)- La crítica:

Oscar parte de la base de que no es un crítico de cine. Asocia al crítico con un juez que emite un juicio sobre la obra de arte. Nadie sabe de dónde emana la autoridad para hacerlo pero –qué duda cabe- así viene funcionando la cosa. Como no se siente cómodo con la crítica,  propone cambiar ese modo de relacionarse con el film por otro que incluya al sujeto, o sea al que escribe, y que permita dialogar con eso que se ve en pantalla. Para eso hay que encontrar una manera de hablar, una mirada y un estilo de escritura que se ajuste a cada película. 


2)- La independencia:

Fue decisiva la existencia del BAFICI para que revistas como La Otra o KM 111 pudieran existir, entre otras cosas porque permite una mirada más amplia y no resignarse a que el cine sea el que todas las semanas se puede ver en las carteleras comerciales. Parte de la puesta en duda de ese concepto tiene que ver, también, con cómo fue evolucionando el BAFICI. Entonces: ¿Qué significa hacer un cine independiente? ¿Es independiente todo lo que está fuera del mainstream? ¿Cómo inciden las nuevas modalidades de producción comercial? ¿Es el cine que vemos en el BAFICI independiente?

3)- El cine:

A fines del siglo XX hubo un paradigma muy exitoso impuesto desde la revista Cahiers du cinema que es el de “realismo cinematográfico”. El cinematógrafo permite captar una realidad que va más allá de la voluntad del artista. Es una máquina sin inteligencia, decía Bresson. No tiene subjetividad, capta todo, incluso lo que uno no es capaz de ver. El cineasta se encuentra con eso que dejó huella en el celuloide y ahí radica la esencia del realismo: es lo que está más allá de la voluntad del artista. Por otro lado está la proyección cinematográfica en una sala a oscuras, la imagen en movimiento y la alucinación.

Esa concepción predominante acerca de lo que es el cine está en tela de juicio. Ya no se sabe bien qué es. Contribuyeron a ponerlo en crisis la irrupción de la tecnología digital. Las películas ya no se ven en las salas (existen los DVDs y los films on line) y está en vía de extinción los 24 cuadros por segundo (la película de celuloide). Eso obliga a pensar y repensar a qué llamamos cine y cuándo es que estamos viendo cine. ¿Lo vemos en las salas o si vemos una película en computadora también hablamos de cine? Queda la pregunta. La palabra cine sigue significando algo para nosotros pero está menos claro que hace 15 años.

Lujo!El programa para descargar ACÁ.

Comentarios