miércoles, 12 de agosto de 2009

Entrevista a Dani Umpi y Adrián Soiza

¿Qué es Dramática, me refiero tanto al show como al disco?


Adrian Soiza (guitarra y voz): Dramática es un espectáculo que versiona canciones de amor. Trabajamos todo en función del concepto de la tragedia del amor. El disco Dramática plasma ese show que hacemos en vivo.


Dani Umpi: Le pusimo Dramática por una cuestión de visión super artificiosa de esa temática y el abordaje del sentimiento, por una cosa aparatosa, como cuando dicen "ah, no seas dramática". Ese es el hilo conductor que tienen todas las canciones. A simple vista uno puede pensar que no tienen mucho que ver unas con otras, pero bueno, nosotros le encontramos mucha conexión, además de que son canciones que las llevamos a nuestra estética y a nuestra manera de hacer las cosas, enconces la coherencia va por ese lado.


¿Hay un criterio para la selección del repertorio?


D.U: Es por gusto, por eso no es un disco de género ni generacional, son canciones que nos gustan a nosotros, que las escuchábamos hace años o hace poco.


A.S: Cuando uno escucha música es como cuando lees un libro. Cuando lees un libro, el narrador en mi imaginario seguramente tiene una textura que, si pudiéramos abrir las cabezas de cada uno, ese sonido sería distinto. A la hora de interpretar la canciones o desvestirlas, lo que yo intenté hacer es ser portador de esa voz que yo encuentro en las canciones ¿no? A veces viene Dani y me dice "hagamos ésta que está buenísima", algunas de esas canciones no las conozco y me copo, otras veces vengo yo y digo "hagamos esta"; algunas veces hacemos las dos. Bette Davis Eyes es la mezcla de dos canciones: esa canción de los 80s y Aguas de marzo, de Tom Jobin, muy representativa de la música popular brasilera. Si vos las escuchás no tienen que ver con sus versiones originales pero están habladas desde la guitarra y cuando las ejecuto trato de sacar esa voz que yo escucho en esas canciones, como yo las siento. No es tan serio como está sononado ahora, es muy divertido, totalmente lúdico.


¿Porque aparecen los argentinos que aparecen?


D.U: Sin querer hay más argentinos que uruguayos. Hay solo una canción uruguaya. Son canciones que a nosotros nos gustan y que no tienen mucho que ver entre sí. La de Valeria Lynch (Muñeca rota) es una que siempre nos gustó, ya el original tiene unos arreglos y unos teclados que son increibles y mucha adrenalina, cada vez va subiendo y subiendo. Nos gusta más allá de la figura de Valeria Lynch como fetiche. La canción en sí está buenísima. Zamba para olvidarte es una canción que mi padre siempre toca con la guitarra, es un recuerdo que tengo desde niño hasta ahora. Voy a fin de año, termina el lechón y empiezan a cantar con mi tío y cantan eso siempre. Y a Adrián le pasaba lo mismo, la cantaba la mamá. Es una canción que compartimos, es más del orden de lo emocional.
A.S: Una cosa a destacar es que cuando uno habla de cover habla de tocar respetando la canción, y lo nuestro no es así. Es más, muchas canciones están cortadas. Muñeca rota, por ejemplo, es así, está ejecutada la mitad de la canción y la letra está reacomodada. Ahí ves lo lúdico que hablábamos hace un ratito, desde dónde sentimos la canción. Sigamos con los argentinos del disco...


D.U: El Otro Yo y Fun People están porque son canciones geniales (las cancione son No me importa morir y Si pudiera). Para mi Fun People fue muy importante en mi vida desde lo musical y lo emotivo, de emocionarme yendo a sus toques. Yo lo admiro mucho a Nekro, y para mi ir a ver a Boom Boom Kid o a Fun People es un fiesta insuperable, me meto en el pogo y todo. Una vez pasé música con él después de un toque de él y guardo el flyer porque para mi es una artista que da mucho e inspira mucho también, porque da mucha fuerza. y esa canción me encanta. Y con El Otro Yo no es lo mismo pero hay algo similar porque el disco Abrecaminos en su momento lo escuché un montón y me encanta, me da felicidad. Y con Adrián llevamos las canciones a lo que somos nosotros. La de El Otro Yo está con otra canción que canta Marina Lima que no tiene mucha coherencia, pero como salió así en los ensayos quedó así.


Es muy dificil encontrarse entre los músicos con el desprejuicio que tienen ustedes a la hora de abordar esas canciones y esas temáticas...


A.S: Cuando hacés una disciplina artística que te apasiona, no estás muy preocupado por si hay que defender lo que hacés. Yo creo que las cosas que necesitan ser defendidas son las que se caen solas, no tienen mucho sustento. No quiero pecar de arrogante con esto. Yo me pregunto también qué tengo para decir. Y creo que ese desprejuicio tiene que ver con una actitud positiva, con un sentimiento positivo hacia el rock, que no es mi música favorita pero encuentro cosas muy copadas. También en el pop. Este no es un disco pop pero el lenguaje es bastante pop. ¿Cómo lo encasillás? Ni idea, pero no está forzado. Nosotros generamos muchos amigos dispares con este disco y eso es una riqueza increíble. Si eso se sigue cumpliendo uno dice tarea cumplida.


D.U: Yo estoy de acuerdo, pero mi caso es diferente porque yo empecé a cantar hace poco porque de chico no tenía la fantasía de cantar. La música la disfrutaba desde el lado del oyente, no desde el músico. Y como oyente tampoco me interesaba mucho profundizar en algo de género ni nada. Y claro, mezclé mucha cosa y eso se nota ahora cuando hago un disco y canto y me preocupo por tener mi identidad dentro de la música. Pero tá, vengo de ese lado del disfrute de la música sin pensar que sólo me gusta un género. está Ace of base y Fun people y claro, yo iba a bailar y pasaban Ace of Base y me gustaba y después iba a ver a Fun people y me emocionaba. No tenía complejo con eso, con otras cosas sí, pero con eso no. Y claro, estaba todo junto y ala vez eso es un valor. porque a veces, cuando el rock trae para sí cosas del pop, lo hace con ironía o como un fetiche, en cambio nosotros no, se nota que lo hacemos porque nos copa, porque nos encanta. Hay un tema de Pet Shop Boys, nos parece lo más...o Fangoria.


A.S: También hay una cosa muy 90, nosotros somos hijos de los 90s. Si bien no nacimos en esa década, sí explotamos en esa época por así decirlo. Entonces, este eclecticismo parte un poco de esa época.


D.U: Si, igual no me parece generacional porque cada uno viene de otro lado. Acá hay canciones que no son de un momento, por ejemplo las brasileras, tiene que ver con que yo soy del norte, con algo más geográfico. tiene que ver con un corte personal nuestro más que con un momento vivido en común. Hay 90 porque... El año pasado nos pareció genial el disco de Katy Perri, me pareció genial como estaba producido y ahora hacemos un tema de ella en vivo. Entonces hay 90 y hay de ahora.


¿Cómo se grabó el disco? ¿Intentaron recrear la atmósfera del vivo a la hora de entrar en el estudio?


A.S: Es un disco que por un lado las canciones fueron testeadas sin demasiada pretensión, fundamentalmente porque el link que es necesario justificar es el retorno con el público. Vos ves el show y no salís triste, puede no gustarte -y eso es muy loable también- pero triste no salís porque te enganchás mucho con el planteo estético. Cuando empezamos a hacer el disco hubo un proceso largo de grabación porque fue muy cuidado el tema del sonido. nos tomamos mucho el tiempo para que quedara bien, fuimos muy minuciosos a pesar de que es un disco muy mínimo: tiene cuerdas de nylon, cuerdas de metal, y que trabaja sobre la guitarra. necesitábamos que las canciones quedaran lindas y nos gustaran.


D.U: No nos pusimo fecha y eso dio tranquilidad. Porque salió como nosotros queríamos. Si ya era caprichoso todo estaba bueno que el hacerlo también.


¿Cómo es la relación que tienen con artistas uruguayos de la talla de Eduardo Mateo, Rubén Rada, Fernando Cabrera, El Príncipe...músicos todos ellos que tienen especial ascendencia sobre los músicos argentinos en éste momento?


D.U: Yo estoy empezando a cambiar algunas ideas porque siempre veía esta experiencia como algo aparte de la tradición uruguaya musical. Pero ahora que damos las entrevistas y hablamos con gente vemos que este disco sólo puede existir porque somos uruguayos y está todo eso presente. Partimos de otro lado y hacemos otras cosas pero es re uruguayo en muchas cosas. Yo particularmente he escuchado un montón de Cabrera pero nunca pensé que se pudiera notar en algo que hiciera...ahora no sé si se nota. Lo que pasa es que cuando sos de ahí... El príncipe yo nunca lo iba a ver. A Darnouchans y Cabrera todo el tiempo, y a Leo Masliah. Recién ahora los estamos conociendo a muchos músicos. Yo admiraba mucho a Estela Magnone, una música uruguaya - el primer cd que me compré fue de ella- y ahora nos fue a ver y la conocí a partir de esto. Tenía amigos músicos desde antes que son Samantha Navarro y Martín Buscaglia, pero después no conocía a nadie.


A.S: De Fernando Cabrera hay un disco que escuhamos mucho y estaba muy presente, qué se yo. No hay dudas de que lo nuestro va por otro lado, pero hay una relación. Nos vemos, nos cruzamos en un show y nos reconocemos, charlamos, y la sensación que tengo es que se entiende y se respeta muchísimo el lugar de cada uno, y para mi eso es muy copada, fundamentalmente con Cabrera.


D.U: En un concierto de Lisandro fue la única vez que hablé con él y me sorprendió que conocía lo que hacíamos y yo no pensé que conocía. estuvo bueno.


¿Y Mateo?


A.S: El no nos fue a ver todavía (risas).


D.U: Lo que pasa es que eso en Uruguay es muy clásico, no sé si como Charly García acá.


A.S: Mateo es la musa de la música popular uruguaya. Parte desde Mateo. Nosotros venimos de un país que implotó y se esfuerza por implotar, y comerse a sí mismo y vivir de sí mismo y no salir hacia afuera. Yo reconozco un determinado fastidio en ese comportamiento. Ahora, ya de grandecito, me he amigado mucho ¿no? Me encanta Jaime Roos y la música popular uruguaya, pero no tengo una actitud rebelde. Mateo representa eso para cualquier músico montevideano. Porque vos hablás de música popular uruguaya y estás recortando a Montevideo de todo el resto. Dani, por ejemplo, es de Tacuarembó, una provincia que limita con brasil más al norte. ¿Vos que pensas?


D.U: Estoy totalmente de acuerdo, porque en Uruguay es diferente la figura de Mateo que acá. Es como Torres García. Si vos sos de otro país decís "Ah! que bueno Torre García, qué bueno Mateo", pero si sos de Uruguay decís "Ay! Todos tocan como Torres García, todos tocan como Mateo, ya estoy harto" . Yo crecí escuchando a Mateo y escuchando a 20 que hacían todos como Mateo, entonces uno lo redescubre después, y tratás de sacar tus prejuicios. Mateo es como Rada, son muy importantes allá, y a la vez generó toda una manera de ser y de crear y de vivir la música que es muy importante para él, pero cuando estás en un medio donde eso es demasiado...es como si te dijera el rock uruguayo ahora. Es LA música uruguaya. Mateo era genial pero vivimos en un país donde está Mateo en todos lados.


Dani, en una entrevista dijiste lo siguiente: "Siempre prefiero la frivolidad y el snobismo a esos grupos que denuncian miserias sociales sin nombrar a los responsables"


D.U: No me acuerdo el contexto de cuándo dije eso (risas)


¿Pero estás de acuerdo o te suena descolgado?


D. U: Lo que pasa es que yo me nutro mucho, cuando hago canciones o escribo narrativa, del imaginario de la amistad muy frívola y hedonista. Hay un musical mío en el C.C. Rojas -sábados a las 22:30- que habla de eso: un grupo de amigos que solo piensa dónde ira a bailar, qué ponerse, todas esas cosas. Y eso a mí siempre me tiró mucho como concepto y como imaginario. Y mis novelas tienen ese tono y las canciones que hago también, porque es el universo que a mi me gusta ¿no? Y al escribir tanto sobre eso después vienen los comentarios. y las críticas siempre vienen por ese lado -imagino que ese era el contexto de lo que dije- ¿porqué es todo tan frívolo? Y en realidad eso es lo que a mi me interesa y tampoco puedo estar en otro lado, hacer canciones como La Vela Puerca, yo que sé, porque no me sale y porque para eso ya están ellos. A mi me interesan otras cosas. No es que no me interesen los problemas sociales sino que me encandila más otro tipo de cotidianeidad. Ahí también es muy rico el tipo de relacinamiento que se da y surgen cosas que están buenas.


A.S: Si vos ves al arte como un medio parab cambiar la realidad o como un medio para expresar tu pensamiento, a mi me parece que Dani está hablando de eso último. Yo lo conozco y no creo que no esté comprometido, es un tipo muy sensible...


El punto es hasta qué punto sirven las canciones con contenidos sociales, si despabilan a loa más despabilados o realmente a alguien le hace cambiar el punto de vista que tiene respecto de la realidad. Solo le pido a Dios hace 30 años que se canta y tiene vigencia, lo que indica que las cosas no cambiaron tanto .


D.U: Claro, lo mío iba por ese lado. Lo que pasa es que a veces los discursos políticos en las canciones (o de lugar común) a mi no me llegan ¿entendés? Es como las canciones de amor que todo el tiempo dicen te amo, llega un momento en que eso ya no quiere decir nada. Y con los discursos pasa lo mismo. Igual hay cosas que me gustan. Lo que hace el pelado Cordera me gusta, Tabaré también... canciones que están buenas, pero me parece que a veces quedan al mismo nivel de otra cosa. Pero tiene que existir algo para que exista lo otro, porque si le das rienda a solo tipo de pensamiento queda todo muy redundante, no decís nada. Es cierto que yo también escribo cosas que son re tontas. A mi me cuesta un montón el tema de la demagogia. Es cierto que a mucha gente esas canciones le ayuda a preguntarse cosas, pero a la vez te hacen entrar en una forma de pensar muy rígida o en un lugar común de decir "los ricos son malos", que es simplista, te saca a vos la preocupación de pensar, la frase te seduce tanto que decís "tá, esto es así como dice esta canción". Eso es mucho más cómodo.


Adrián recién decías: ¿arte para transformar la realidad o arte para expresar lo que uno siente?


A.S: Uno trata de buscar espejos en todo lo que hace. de lo que decía Dani recién con respecto a uno zabullirse en su propio fetiche de lo que hace o uno citar al poeta...yo tengo las dos cosas. Sí sé que muchas veces siento al arte desde un lado sensible, lo grafico desde una fractura. No creo que me interese cambiar el mundo con el arte, sí me interesa cambiarme a mi, eso es fundamental, eso significa ser lo que quiero ser sin aislarme del resto. Pero no sé si me hago entender.


D.U: Yo tengo una formación de artista plástico y me cuesta liberarme de esos vicios de que todo quiere decir algo. A veces no. Yo tengo esa mentalidad. Igual sé que no tiene porqué ser así, pero al venir de ahí...


Recuadro:


Hacia el final de la charla salió el tema de las religiones y Dani dijo:


"Nosotros somos muy anti religiosos, igual creemos en la paz del mundo (risas). Lo que pasa es que yo vengo de una familia católica que se dedica al ecumenismo, entonces eso... Hasta hace un tiempo yo tenía un discurso muy formado en contra de eso y hasta te podía hacer un programa sobre eso, ahora no tanto. pero vengo de mucha rabia hacia eso por más que mis padres estén en constante diálogo con todas las religiones. Yo soy un ateo defensor del ateismo, entonces todo eso es dificil...uno va superando pero son los prejuicios que uno tiene.


¿Cuántos habitantes tiene Tacuarembó?


45 mil.


¿Y cómo era la vida de chico ahí?


Como en toda ciudad chica del interior de esta zona, con diferencias de clase bastante marcadas, pero en comparación con otras ciudades más grandes era ridículo. Pero era lindo, la pasaba bien. Yo hacía mi vida, tranqui, pero claro, a veces depende de la cabeza que tengas, podés sentir que no hay nada para hacer como todo lo contrario. A mi no me pasaba eso, igual no tenía mucha aspiración, yo quería escribir y escribía, estudiaba...No era que decía "no veo la hora de irme", pero igual sabía que iba a terminar e irme. estaba claro. Elegí mi carrera sin mucha vocación, estudié dos carreras dentro de Comunicación: Publicidad y una artística. Por suerte me gustaba estudiar, pero mi vida era muy promedio.

No hay comentarios: